Desde que creó su cuenta en junio de 2009, Barbijaputa ha conseguido volar más allá de Twitter para convertirse en uno de los personajes más influyentes de la actualidad gracias a su afilado espíritu crítico, a sus denuncias y a su ironía. Columnista del diario.es y azote del patriarcado, Barbijaputa se ha convertido también en la feminazi favorita para quienes no ven ni la desigualdad ni la violencia, esos mismos sujetos que repiten hits de cuñados como el ya manido “ni machismo ni feminismo”. En fin, que tras la desproporcionada sentencia de Cassandra Vera hemos querido conversar con una de las tuiteras más top del país para saber su opinión de este y otros muchos asuntos.

-Para empezar sin rodeos: ¿Qué opinas de lo ocurrido con Cassandra Vera, a quien se le ha impuesto una sentencia de un año de cárcel y siete de inhabilitación por hacer chistes sobre Carrero Blanco en Twitter?

-Pues imagínate. No consigo entender cómo puede haber alguien que defienda esta sentencia. Los asesinos de Carrero Blanco fueron amnistiados porque el asesinado era un dictador franquista… y 40 años después, no se puede bromear sobre ello. No es ya la sentencia en sí, que también, sino la sensación de vulnerabilidad que siento como ciudadana. No hay separación de poderes, la política se sirve del poder ejecutivo y judicial para amedrentar a un sector de la población por motivos ideológicos. Estamos en una situación que jamás pensé que pudiera darse en España.

-A juzgar por las reacciones internacionales, ¿estamos dejando de ser el país de los chistes para ser un chiste de país?

-Yo no lo hubiera descrito mejor, la verdad. Lo que pasa es que somos un mal chiste, ni siquiera somos un chiste ocurrente.

-Últimamente estamos asistiendo a una especie de proceso de “normalización” de las condenas por la publicación de tuits. Cuando creaste tu cuenta en esta red social, ¿imaginabas que podría convertirse en algo que te llevase a prisión?

-No. Y mucho menos hubiera imaginado que podían llevarme a la cárcel a mí, pero no a quienes me amenazan con violarme, por ejemplo. Porque la policía a quien busca es a gente como yo, opuesta a la ideología de Gobierno y opuesta al franquismo.

-¿Crees que deben establecerse unos límites o imponer algún tipo de regulación en las redes sociales?

-Sí, creo que hay poner límites, pero no precisamente los que intenta poner el Partido Popular, que está más preocupado en defender a dictadores y acabar con los memes que defender a cientos de feministas que reciben acoso y amenazas en la red. Los usuarios que se dedican a amenazar, insultar y amedrentar a activistas son los que deberían ser expulsados de las redes sociales, pero ahí siguen, impunes y más activos que nunca.

-¿Alguna vez te has arrepentido de haber publicado un tuit?

-Sí, varias veces, pero para eso está la opción borrar. Aunque, lamentablemente, por censura y su posterior autocensura, he tenido que borrar tuits de los que no me arrepentía.

 “El Partido Popular está más preocupado en defender a dictadores y acabar con los memes que defender a cientos de feministas que reciben acoso y amenazas en la red”

-¿Alguna vez te surgen conflictos éticos a la hora de publicar? ¿Cómo sueles resolverlos? ¿Dónde pones tu límite?

-Si creo que con algún tuit estoy perjudicando a colectivos ya oprimidos, no lo tuiteo, ésos son mis límites. La verdad es que no se me presenta mucho esto de tener conflictos éticos, que yo recuerde.

-La primera sugerencia de Google cuando buscas el nombre de Cassandra Vera es la de “hombre”. ¿Somos un país al que le interesa más la vida de otros que nuestros propios derechos?

-Para nada, no nos interesa la vida de los demás, nos interesan sus miserias, sus secretos, su traspiés, sus errores. España es muy cateta, y acabar con ese catetismo cuesta muchos millones en educación que ningún Gobierno quiere gastarse nunca.

-¿Por qué crees que a la gente le obsesiona tanto conocer tu identidad? ¿Cuáles son los motivos que te han llevado a ocultarla?

-Por lo que te decía antes, porque es un secreto. Que yo no quiera que se sepa ya es motivo suficiente para que haya gente que quiera sacarla sea como sea. No sé qué esperan encontrar, la verdad.

“Que yo no quiera que se sepa mi identidad ya es motivo suficiente para que haya gente que quiera sacarla sea como sea”

-En tu web te defines por quien NO eres. Haciendo un símil con esto: ¿qué NO es este país?

-Pues diría que no es crítico, no es equilibrado, no se preocupa por la comunidad… lo peor de todo es eso: el individualismo nos ha comido como sociedad.

-Viendo el panorama y la situación actual de España, ¿qué mensaje o consejo lanzarías a la gente joven?

-Pues una sola cosa: que pongan todo en duda, hasta lo que ya han aprendido, y que lo miren todo con ojo crítico.